lunes, 31 de julio de 2017

Vacaciones invernales 4 (final)




Apenas entré a mi dormitorio, el Gonza ya se había acostado totalmente vestido, como lo había hecho el Puky la noche anterior, debido al frío intenso del ambiente. Y a pesar de que me había demorado bastante, el Gonza no se había dormido. Saqué dos cajas de maní con chocolate, que había llevado y le di una al pibito. Él me dijo que, si no decía nada y mantenía el secreto, me convidaba con licor de chocolate que había llevado en una 'petaca' (botella de metal pequeña y plana).

Obviamente, le dije que sí, aunque le tendría que haber dicho que no. Pero no ganaba nada con negarme, porque a no ser que se la quitara, el 'pibito' iba a terminar bebiendo igual el contenido de la 'petaca'. Además, hacía mucho frío y no venía nada mal beber algo de alcohol. Así que, comiendo maní con chocolate y pasándonos la 'petaca' y bebiendo el licor de chocolate, en plena oscuridad y soportando el frío, surgió este diálogo entre el Gonza y yo:

G: me estoy cagando de frío! No tenés una frazada de más para darme?

Y: no, solamente traje esta bolsa de dormir. 

G: dale, no seas 'guacho' (malvado)...

Y: no soy 'guacho'. No te doy porque no tengo, si tuviera te la daría...  

G: tengo fríooooo, la 'concha' (vagina) de la lora y la puta madre que me remil parió! 

Y: ...

G: mi vieja me dijo que vos eras como mi papá en el colegio. Que me ibas a cuidar y todo eso...

Y: y?

G: y... que me estoy 'cagando' (muriendo) de frío y vos no hacés nada!

Y: pero Gonza, qué querés que haga sino tengo nada para darte?

G: no sé, qué sé yo! Podrías decirme que me acueste con vos. Anoche dormí con el Santy en la misma cama y Pablo nos dio permiso...

Y: pero Gonza, el Santy es más chico de cuerpo... por más que yo quisiera...

G: pero tengo mucho fríoooooo! Hace mucho más frío que anoche, no me digas que no... No sé para qué vine a este lugar de mierda! Si te digo algo no te vas a enojar? 

Y: qué?

G: tengo una idea pero no sé si vas a querer... 

Y: dale, decime cuál... 

G: querés que corramos la mesita de luz y juntamos las camas? Así podés abrir bien tu bolsa de dormir, yo me acuesto con vos y nos tapamos con mi frazada, te 'va' (gusta) mi idea?

Y: mmm... no está mal pensado, pero no sé... 

Le tendría que haber dicho que no directamente y no dudar, como dudé. Debería haber mantenido la distancia entre docente y alumno. Pero hacía frío en serio y Gonzalo, solamente había llevado, una frazada y una sábana, que plegada sobre sí misma, semejaba a una bolsa de dormir casera. Además, el solo hecho de pensar que iba a tener a ese pibito que tanto deseaba, tan próximo a mí, me obnubiló la razón. El alcohol que habíamos bebido hasta vaciar la 'petaca', el frío y mi calentura, hicieron el resto.

Gonzalo: dale! Hace frío de verdad! Me voy a congelar! Tengo mucho frío! Me voy a morir! 

Yo: sí, la verdad que hace mucho frío, muchísimo más que anoche. Está bien, pero vamos a hacer lo siguiente: vamos a mover esta cama contra la pared, así de paso, impedimos que de afuera alguien abra la puerta y vos te venís a acostar conmigo adentro de mi bolsa de dormir y nos tapamos con tu frazada. Vamos a estar apretados, pero así no vamos a tener tanto frío...

Obvio que el Gonza no esperó un segundo ni para decir que sí. Apenas iluminados por las linternas de los celulares, trajo su frazada-bolsa de dormir. Se metió adentro de mi bolsa y usó la suya como manta. Estábamos enfrentados de lado, bastante apretados y pusiéramos donde pusiéramos nuestras manos, nos tocábamos. Enseguida, nuestros cuerpos fueron recuperando el calor. Nuestros sexos se tocaban y nos dimos cuenta que estábamos excitados...

Yo: la idea está buena, pero no sé si los otros profesores la aprobarían. Los catequistas seguro que no porque esto de estar juntos dentro de la misma bolsa de dormir...

Gonza: dale, no te hagás tanto problema y dejá de 'franelearme' (manosearme/acariciarme con intenciones no santas)...

Y: dale, gil, que querés que haga, no sé dónde poner mis manos!

G: jajaja... abrazame y listo! 

Y: eeehhh? Cómo te voy a abrazar? Una cosa es compartir una bolsa de dormir porque hace mucho frío y otra, muy diferente, es que el profesor abrace al alumno y pegue su cuerpo con el de él.

G: dale, total no nos ve nadie y es para el frío nada más! Además, estamos vestidos! O vos estás pensando en hacer 'algo'? 

Y: no, Gonza, no es eso. Es sólo por el qué dirán si alguien, profesor o alumno, entra y nos ve... Entendés? 

G: sí, pero si está la puerta trabada con la cama, quién va a entrar?

Y: sí, no sé... Bueno, está bien, te voy a abrazar... Pero después no digas que yo te obligué o que te hice algo que vos no querías...

G: pero no, nada que ver! Primero que no estamos haciendo 'nada' y después, vos te creés que yo te haría algo así? Somos amigos, no? 

Y: sí, no, está bien, Gonza. Confío en vos...

Y lo abracé pasando uno de mis brazos por debajo de su cuello y presionado su espalda, lo estreché contra mi cuerpo. Mi otro brazo, rodeó la cintura del 'pendejito' y lo atraje más hacia mí. El Gonza se acurrucó a mi lado pero para eso, bajó todo su cuerpo unos centímetros, de modo que su cabecita quedara apoyada en mi pecho y mi mandíbula arriba de su cabeza. Pero, él no me abrazó. Juntó sus manos y las puso entre su bulto y el mío, tocando a ambos.

Y: estás bien así?

G: sí, genial...!!! Te 'jode' (molesta) que te toque sin querer?

Y: no 'gil' (tonto), no me molesta para nada... 

G: sabés que me gustás, no? Ya te lo dije hace mucho. Yo te gusto? Pero no como persona sino de la 'otra' forma. Decime la 'posta' (verdad)...

Y: la verdad que sí, que me gustás mucho, como sos y también de la 'otra' manera, como vos decís, pero sos chico todavía y además, sos mi alumno. No me parece bien, éticamente hablando, hacer 'algo' de índole sexual... Es un abuso...

G: por? 

Y: es un abuso, porque vos sos menor de edad. Si fueras mayor de edad, sería diferente. Para la ley, que yo tenga sexo con vos, sea como sea, es un abuso porque además de ser más grande, yo al ser tu profesor, soy una especie de encargado tuyo y tengo que velar para que estés bien y no te pase nada malo. Entendés?

G: qué de malo me puede pasar? Si yo quiero y vos no me estás obligando, por qué va a ser un abuso? No soy un nenito. Ya sé lo que quiero y lo que hago y con quién lo hago y qué quiero que me haga.

Y: ya sé Gonza, pero yo te digo lo que dice la ley, nada mas...  

G: vos me calentás. Yo te caliento?

Y: y... sí... 

G: Entonces? Si yo te gusto y vos me gustás, por qué no podemos hacer 'algo'? Además, quién va a decir que es un 'abuso' si nadie se entera? Porque yo no pienso decir nada a nadie... Vos?   

Y: ... 

G: querés?

Y mientras me decía eso último, comenzó a rozarme mi pija con la mano. Y sin decir nada más, metió su mano por debajo de mi ropa y me agarró mi pija que ya estaba erecta y me comenzó a pajear despacito. Al final, yo le hice lo mismo. Esa noche fueron sólo pajas, caricias en las nalgas y besos, hasta que eyaculamos. Después, nos quedamos así, sin movernos y preguntándonos si estábamos bien. Nos dormimos abrazados, agarrando cada uno la pija del otro y besándonos.

En los días siguientes, el Gonza se siguió portando mal durante el día, como para que Marita, no le levantara el castigo y así, pudiéramos seguir a la noche, durmiendo juntos y haciendo 'cosas' que no pasaron más allá, de la franela, los besos y las pajas intercambiadas. La cuarta y última noche (quinta con el grupo) en la cena, llamaron al Gonza a nuestra mesa y le dijeron que, aunque no se lo merecía, le levantaban el castigo para que compartiera, por ser la última noche, el dormitorio con su grupo.

El Gonza en un aparte, antes de irnos a dormir, me peguntó si íbamos a seguir haciendo 'cosas' cuando volviéramos a Rosario. Le dije que sí mientras él estuviera seguro de querer hacerlo. Me dijo que sí, que estaba seguro y que se lo prometiera. Eso hice y el Gonza se fue con su grupo al dormitorio asignado. Pablo volvió a dormir en mi dormitorio. Esa última noche, compartí con Pablo, las golosinas que me quedaban y bebimos café caliente, que Pablo había preparado.

Estuvimos hablando mucho y nos conocimos bastante. Me pidió disculpas por hacerme 'dormir' con el Puky y el Gonza y que probablemente, yo no quisiera participar nunca más de esas jornadas. Le dije que estaba bien y que me había gustado toda la 'experiencia', incluso esas noches que tuve que compartir con los pibitos. Y que contara conmigo para el futuro. Ahora, ya en casa, 'atendí' por las noches a Luciano y durante el día, al Colo y a Carlitos en diferentes días, momentos y lugares. Me queda cumplir la promesa que le hice al Gonza. Ya lo dice el refrán que 'lo prometido es deuda' y a mí, no me gusta deberle nada a nadie... jaaaaaa...




10 comentarios:

  1. En mi tierra se dice "a sants i a minyons no els prometis si no els dons" (literalmente "a santos y a muchachos no les prometas si no les das") que significa que hay promesas que no se pueden romper, que deben cumplirse, como las hechas a los santos del cielo y los que se hacen a los más jóvenes.

    Aún me parece que te has comedido en tus actos, aunque ya sabes lo que te juegas. El día que ese niño quiera algo de ti no se lo podrás negar, te tiene bien agarrado por los huevos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No prometí más de las cosas que puedo cumplir, JOSEP. Le prometí a este 'pibito' que íbamos a seguir teniendo sexo cuando estuviéramos acá y estoy totalmente convencido en hacerlo. Lo único que tengo que hacer, en explicarle bien, como funciona mi 'poliamoría'. Nunca esquivé la posibilidad de hacer ingresar a alguien en mi 'isla'. Simplemente, tiene que saber de qué se trata. Y eso es lo que voy a explicarle en nuestros próximos encuentros, cuando profundicemos nuestra relación... jeeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  2. Realmente eres un catalizador de problemas. Creo que es un error, por muy consentido que sea tú eres una figura profesional responsable del chico y me parece que deberías haberte quedado al margen. Es decir, lo que muy bien le ibas explicando al muchacho hasta que la cabeza de abajo tomó la iniciativa. Como ha dicho Josep, y por no repetir la frase, estás en sus manos.
    Ahora se lo puede contar a sus amistades, publicar los selfies que te habrá hecho sin que te des cuenta (la juventud es el diablo con esto de la tecnología). Hacerle pajas a tu profesor por voluntad propia no es muy habitual. Si se enfada contigo, incluso puede decir que no fue por voluntad propia. Aunque judicialmente no te puedan demostrar nada, tu carrera docente e incluso como psicólogo se va al garete.
    En fin, verás que no vuelvo muy positivo, pero es que mañana vuelvo al trabajo. Fin de las vacaciones.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé, ALUCINAITO, que me tendría que haber quedado al margen de todo, pero en ese momento, con semejante 'diosito' a oscuras, con frío, excitado al mango, medianamente alcoholizado y con un mocoso pegado a mi cuerpo y que pasaba sus manos sobre mi sexo, no pude resistir a la tentación e hice lo que hice.

      Pero no me pude resistir en ese momento y en los días posteriores, ya no tenía sentido. Sé que es peligroso meterse con menores por todas las consecuencias que conlleva pero, no lo puedo evitar. Soy como el escorpión de la fábula con la rana. Es mi naturaleza.

      Y lo de estar en sus manos, es tan relativo... Me gusta el 'pibito' tanto como cualquiera de los otros con quienes me encamo (léase Colo o Carlitos) y de a poco, en estos días que compartimos, lo empecé a amar, por todo lo que hizo para estar a mi lado, no solamente a la noche sino durante todo el día. Es solo cuestión de ir despacio y hacerle entender como funciona en mí, esta onda.

      Espero que en tus vacaciones te haya ido bien y que hayas descansado y cargado las 'pilas' nuevamente. Te portaste bien o hiciste cosas ´chanchas'? Contame por mail.

      Besos!

      Eliminar
    2. Ya leí tu mail. En cualquier momento, en un rato de tiempo, te contesto.

      Besos!

      Eliminar
    3. Parece que por fin sí se quedan mis comentarios; te acabo de escribir sobre el tema que no hace más que reforzar ésto que no había leído de Alucinaíto.

      Eliminar
  3. hola lucks, parece que tu destino es siempre disfrutar a algún diosito, vayas a donde vayas.. igual que arriesgado fue, los dos en el mismo sobre, siempre jugando con fuego vos jajaja no abuses de tu suerte!!!! saludos -juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola JUAN! No es mi destino, disfrutar de los placeres que nos da la Vida. Es el destino de todos. Simplemente yo no me conformo con lo que la Vida me ofrece y siempre quiero más. Simple no?

      Por otra parte, reconozco que me mando mis 'cagadas' (errores grandes) y que 'juego con fuego' y corro riesgos no solo de quemarme sino también de carbonizarme pero ahí está el objetivo de mi vida: ser el verdadero arquitecto de mi destino

      Es lo que hay!

      Besos!

      Eliminar
  4. ¡Simple albañil! uno se forja su destino, pero siempre reflejas cómo el destino te arroya.

    ResponderEliminar